top of page

Antes solo que bien acompañado, socios: el recurso más caro de todos.


Si no te queda de otra, te dejo los puntos más importantes para asociarte con alguien.

Vamos con uno de los asuntos más controvertidos de los negocios: los socios. ¡Ojo! No me refiero a los socios capitalistas que poseen acciones, que comparten la propiedad de una empresa, pero no trabajan en ella, sino a los socios que van a compartir capital y trabajo.

Estamos hablando de emprendedores, no de inversores. Es decir, de personas que van a poner dinero para emprender juntos y además, van a poner todo o parte de su tiempo para trabajar en el negocio.

Antes de que te asocies con alguien, responde esta pregunta: ¿Por qué te asocias?

Seré completamente directo: El principal motivo por el cual la mayoría de los emprendedores se asocian, es éste: miedo. Miedo a emprender, miedo a que las cosas vayan mal, a no tener en quién apoyarse, miedo a no ser capaz de hacerlo todo, miedo a cometer errores, miedo en definitiva a estar solo. Los emprendedores buscan compañeros de viaje más por el miedo, la aversión al riesgo y el querer sentirse acompañados que por verdadera necesidad.

Es mejor emprender solo si te preparas con habilidades de liderazgo para poder aguantarlo todo.

Un socio es un recurso más, y como tal tienes que considerarlo. Ese recurso tiene dos aspectos: la primera, que es el más caro de todos los recursos (¡se paga con acciones!). Y la segunda: es un recurso que puede llegar a tener la capacidad de paralizar tu actividad, es un crédito a muy largo plazo.

- Si estás pensando en tener socios porque necesitas dinero, habla con un banco.

- Si estás pensando en tener socios porque solo no puedes con todo, emplea un trabajador.

- Si estás pensando en tener socios porque hay un área que no dominas, subcontrata ese servicio.

- Si estás pensando en tener socios porque necesitas comentar ciertas cosas, contrata un coach.

- Si estás pensando en tener socios porque tienes miedo, prepárate en temas de liderazgo y haz ejercicio.

Buscar un socio es compartir el riesgo y la aventura, es compartirlo todo, es compartir su forma de ser, fortalezas, debilidades, actitudes, etc. entonces, si no lo conoces bien y en la marcha no funciona y él tiene el cargo o poder de funciones importantes para el negocio, empieza a operar mal y vienen los problemas.

Si no queda de otra o por la razón que sea quieres asociarte….

Cómo escoger y pactar con los socios

Escoger socios es muy parecido a seleccionar a las personas con quienes dar la vuelta al mundo en un submarino. En un submarino el espacio es pequeño, y se acaban conociendo las intimidades de los compañeros.

Te dejo los dos aspectos más importantes para seleccionar con quien asociarte:

1.- Valores

Es mucho mejor un socio mediocre cuyos principios estén bien alineados con los tuyos, que un tipo brillante sin valores, sin moral, sin ética etc. Busca personas que tengan principios morales y éticos similares a los tuyos, personas con su misma escala de valores. ¿Y cómo se sabe? No hablando de negocios. Pregúntale qué espera de la vida, qué cosas del mundo son las que le preocupan, cuáles son las cosas con las que sueña, las que detesta... Conoce a fondo a tu futuro socio.

No te asocies con alguien que no conozcas bien. Una relación estable con socios requiere responsabilidad, generosidad y confianza. Rodéate de personas sanas y honestas, que compartan tus mismos valores ante la vida.

2.- complementariedad

Una vez comprobados los valores, es fundamental que tu futuro socio no sea una persona demasiado parecida a ti, es decir: el carácter. Mete a dos personas con mentalidad de líder en un cohete, en una expedición a la luna y verás qué sucede.

Se ha comprobado que las empresas de dos socios que han prosperado estaban compuestas por personas de caracteres distintos, pero complementarios. Por ejemplo: uno analítico, cerebral, tranquilo y metódico, y otro visceral, audaz, nervioso y creativo.

En cualquier caso, si cumple con lo anterior, que es lo esencial para escoger un socio, hay que pactar claramente cuál es la ambición, el objetivo que se persigue al emprender. ¿Cuánto quieren ganar? ¿Cuántos empleados quieren llegar a tener? ¿Se trata de emprender para luego vender el negocio? ¿Hasta dónde quieren llegar?

Si lo que busca tu socio es distinto a lo que buscas tú, es muy probable que ante cualquier dilema o dificultad que se presente, haya visiones muy distintas sobre cómo afrontados y se produzcan fricciones o rupturas.

Si quieres asociarte, adelante, ya leíste los puntos más importantes para tener una relación sana con los socios y que no afecte al negocio. Pero si lo haces por miedo, no lo hagas, tienes la capacidad de montar un negocio tú solo. No dudes de ti.


124 visualizaciones
bottom of page